MONASTERIO BENEDICTINO DE SANTA BRIGIDA


Ir al Contenido

La Comunidad Monástica

LA COMUNIDAD


LA COMUNIDAD

La comunidad monástica, siguiendo la Regla Benedictina, es una pequeña imagen de la Comunidad Original, la comunidad de Jesús y los Apóstoles. Por ello, la manera de vivir tiene siempre como referente la experiencia de encuentro con Jesús y la convocatoria que nos hace reunirnos con un solo corazón y una sola alma.

Según San Benito, el Monasterio es una “escuela del divino servicio”, esto es, el lugar donde los discípulos siguen al Señor. Este servicio lleno de caridad, entrega, paz, bondad, quiere manifestar la realidad del Reino de Dios ya presente. Los monjes no esperamos a la vida eterna para ser uno con Dios sino que ya empezamos, en fe y esperanza, a vivir el amor eterno de Dios.

La comunidad, que intenta reflejar ese Reino presente, se convierte en la mayor bendición del monje cenobita, pues en cada uno de los hermanos tenemos la posibilidad de encontrarnos con Jesucristo y servirle con un amor generoso.

Desde este deseo de Jesús de que todos seamos uno, captado perfectamente por San Benito, es desde donde se estructura, en la libertad de los Hijos de Dios, la vida comunitaria, orientada toda ella a buscar y encontrar a Dios. Así, los cargos son servicios y los servicios o responsabilidades son expresión de la entrega a Jesucristo. El amor y la armonía reflejan la gloria de Dios y las dificultades y problemas son oportunidades para amar más y mejor.

Vivir buscando a Dios, encontrarle juntos, orar en comunidad, alegrarnos y sufrir sabiéndonos hermanos en Jesús y decir con verdad que es posible, se convierten en el gran reto y tarea para un monasterio en este momento de la historia.


Regresar al contenido | Regresar al menú principal