MONASTERIO BENEDICTINO DE SANTA BRIGIDA


Ir al Contenido

Monjes en la Iglesia Católica

VIDA MONÁSTICA


Monjes en la Iglesia Católica

Un monasterio no es una realidad cerrada o hermética. No es un lugar para vivir centrados en nosotros mismos. Un monasterio quiere ser como el “Corazón abierto de Dios”, donde todas las personas de bien puedan encontrar su casa. Por eso la vida benedictina se caracteriza por la acogida en fe.

El monje tiene siempre la mano tendida, como signo de la mano grande y amorosa de Dios al mundo entero.

Por eso el monasterio se sitúa en el corazón de la Iglesia, por su vida de entrega amorosa y de oración incesante. Den-tro de la Iglesia, es un espacio de búsqueda y encuentro con el Señor de todos. La invitación, a unirse a la oración comunitaria, es para todos y son varias las realidades que han ido surgiendo en torno a la comunidad monástica:

· Oblatos seglares: (el equivalente a los terciarios) Grupo de seglares que viven la fraternidad espiritual con los monjes y participan en distintas actividades en comunidad.

· Grupos de oración y vida: Reunidos en diversas fechas o eventos y convocados para cada caso.

· Grupos de amigos del monasterio: Personas que colaboran de varias maneras, material o espiritualmente, con la comunidad.

· Obra Social San Benito: Una ONG de ayuda a personas necesitadas, compuesta por seglares comprometidos. El local está junto al monasterio.


Todo esto y lo que en el futuro surja, son intentos de responder a la voluntad del Señor en cada momento y de vivir la comunión eclesial, sabiendo que estamos llamados a ser uno en Cristo.



Sub-Menú:


Regresar al contenido | Regresar al menú principal